Afecciones Oculares

Cirugía Refractiva – Miopía . Astigmatismo . Hipermetropía

Hablamos de problemas refractivos  cuando nuestra visión es borrosa pero mejora al utilizar anteojos o lentes de contacto. La solución es la Cirugía Refractiva. El ojo humano funciona de una manera muy semejante a como lo hace una cámara fotográfica. Para ver con claridad necesita enfocar sobre la retina los objetos que observamos. Esto se logra gracias al poder convergente de la cornea y el cristalino. Cuando no se enfoca adecuadamente la imagen sobre la retina, existe un defecto refractivo.

 

Dentro de los problemas refractivos tenemos:

 

La miopía es un problema visual por el que la persona que la padece no ve bien de lejos. Esto ocurre generalmente porque el ojo es más grande que un ojo normal, lo que supone que las imágenes se focalicen en un punto anterior a la retina en lugar de en la propia retina, provocando que los objetos se vean borrosos o desenfocados.

Cirugía Refractiva - Miopía

Vista con Miopía

 

El astigmatismo es un problema visual con el que el ojo no ve bien ni de lejos ni de cerca. Es un defecto de graduación que mayoritariamente se produce en la córnea, provocando que las imágenes lleguen partidas a la retina, enfocándose en distintos planos, lo que hace que dependiendo del tipo de astigmatismo se vea mal en todas las distancias o en algunas.

Cirugía Refractiva - Astigmatismo

Así ve una persona con Astigmatismo

 

La hipermetropía es un problema visual con el que el ojo no ve bien de cerca debido a que éste es algo más pequeño de lo normal, provocando que el haz de luz que atraviesa el ojo, a través de la córnea y el cristalino, se focalice en un punto posterior de la retina, en lugar de en la propia retina.

 

Cirugía Refractiva Hipermetropía

Así ve una persona con Hipermetropía

 

Éstos problemas refractivos se pueden solucionar con una Cirugía Refractiva. Aquí les hablamos un poco de esta cirugía.

 

¿Qué es y cómo actúa la cirugía refractiva?

 

Hablamos de cirugía refractiva cuando modificamos la graduación de un ojo utilizando láseres, lentes o maniobras instrumentales mediante una intervención quirúrgica.

Su objetivo básico es eliminar la dependencia de una corrección óptica que limita la funcionalidad de las personas.

Por lo general estas operaciones se realizan en defectos estabilizados y bajo anestesia tópica, es decir, con gotas anestésicas y de forma ambulatoria. Se pueden realizar de forma bilateral, es decir, los dos ojos en la misma sesión o bien en días diferentes.

Según el defecto de graduación que queramos corregir podemos actuar de tres formas:

  • Modificando la forma de la córnea mediante LÁSER.
  • Añadiendo un tercer sistema de lentes al ojo mediante la implantación de unos LENTES INTRAOCULARES FAQUICAS ya sea en cámara posterior o en cámara anterior.
  • Cambiando el cristalino por una lente artificial de otra potencia, lo que conocemos como FACO REFRACTIVA.

 

EXÁMENES DIAGNOSTICOS – Pre-Quirúrgicos para Cirugía Refractiva.
El estudio previo es muy importante.

 

La cirugía refractiva es un procedimiento muy personalizado que requiere estudio previo muy minucioso de la forma y funcionalidad del globo ocular. Su objetivo es corregir la graduación, que debe ser valorada objetiva y subjetivamente en condiciones basales y con pupila dilatada.

Se debe estudiar la forma y grosor de la córnea mediante distintos estudios de topografía, valorándola no sólo en su conjunto si no en detalles de sus diferentes capas. El juego de la pupila según la luminosidad es clave para asegurar una calidad visual en todo tipo de condiciones.

La superficie del ojo y la calidad de su lágrima es un factor fundamental para cualquier técnica de cirugía refractiva, por lo que deben ser analizados minuciosamente, así mismo no debemos olvidar los aspectos biométricos, midiendo las diferentes estructuras del ojo con precisión de micras.

La calidad visual también depende de la presencia de distorsiones ópticas en el ojo, las cuales son valoradas mediante estudios de aberrometría que permiten tratarlas adicionalmente.

Finalmente el iris puede ser captado y registrado permitiendo así no solo la personalización absoluta del tratamiento, sino guiar éste de manera exacta.

 

¿Pacientes aptos y no aptos para cirugía refractiva?

 

Cualquier defecto de graduación es operable. Sólo habrá que elegir la técnica más adecuada en función de factores como la edad, las condiciones del ojo, el propio defecto.

La cirugía refractiva es una cirugía personalizada, hecha a la medida de cada ojo, por ello hay unos criterios de selección rigurosos que hacen que se excluyan defectos no estabilizados, determinados problemas oculares asociados y perfiles psicológicos inadecuados.

Cuida tus Ojos

Registrarse a nuestro boletín tiene beneficios para usted.

Reciba un 5% de descuento en su próxima compra solo por registrarse.

Volver